BLOG DE eL DAD


11 may. 2009

Ensayo: La mentira no es una salida

Hola de nuevo!

Hoy publicaré mi ensayo

Autor: David Archila

La mentira no es una salida

“La mentira es una forma de eludir la realidad y por tanto la responsabilidad que tendría el afrontar la verdad de alguna cosa (Delgado 2006).”

Las mentiras muchas veces vienen a llenar una parte de nuestras vidas que está vacía y no tenemos el coraje de rellenarla, es por esta razón que recurrimos a la mentira para no ser realistas.  Otras veces mentimos por necesidad, ¿necesidad de mentir?, suena a hipocresía ¿no es así?, pero cuando a una persona en realidad le importa otra y no quiere verla sufrir por alguna razón, la mentira parece ser una excelente opción. Pero mentira es mentira. Aquí, en Marte y en cualquier otra dimensión, mentir significa ocultar o manipular la verdad.

“No hablarás contra tu prójimo falso testimonio. Éxodo 20:16”. Según el anterior versículo contenido en la biblia; Dios dice no mentirás. Esto incluye todo tipo de mentiras, desde las “blancas” hasta las compulsivas.

A veces experimentamos el vicio de mentir, que describimos como la necesidad de no mostrar o no querer ver la realidad, de escapar de algo que nos lastima o nos confunde. Sin embargo mentir es algo malo y por lo tanto el que miente está cometiendo una falta grave. El mentir a alguien más es hacer daño, porque compartimos nuestra falsa realidad y hasta logramos convencer con nuestra falsedad. El fin NO justifica los medios, por lo tanto mentir para hacer el bien NO es justificado de ninguna forma.

“Mentir es un recurso fácil de valer sin tener que pasar por esfuerzos ni penurias, aunque el precio que se corre es la posibilidad de ser descubierto (Catalán 2005).” El hecho de que la mentira sea una salida fácil la hace más atractiva a nuestras necesidades y la evidencia de que no es algo correcto se ve claramente en la posibilidad de ser descubierto y caer en vergüenza.

“La persona sincera no tiene que vigilar la versión que da de sus anécdotas y los episodios vividos, porque los transcribe al dictado de su memoria, en cambio el mentiroso debe controlar qué versión da de su historia, para que resulte coherente con la escuchada por cada persona ante la que ha presumido (Catalán 2005).”

Una mentira conlleva a otra, y ésta última necesita una mentira más para sobrevivir; se vuelve un círculo vicioso sin salida alguna. Lo que se obtiene al final de dicho círculo infinito es solamente una gran telaraña desordenada de mentiras; lo que empieza como una mentira “blanca” crece y crece hasta volverse una estructura enmarañada de mentiras donde el más leve descuido supone un desliz que evidenciaría la red de mentiras.

“Una mentira que te haga feliz vale más que una verdad que te amargue la vida. Arjona”. La afirmación anterior es, irónicamente, una mentira, una falsedad, una falacia. No hay excusa alguna para mentir. –Es que me van a regañar–, –Es que no quiero verte llorar–. La mentira siempre saldrá a la luz, mientras la verdad en cualquier momento prosperará, porque la verdad es pura, es siempre la misma, es absoluta.

La mentira tarde o temprano nos vuelve su esclavo, y existe un momento en el que sólo vivimos para mentir. La única salida en ese entonces es la verdad. “Y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres. Juan 8:32.”

Referencia

Delgado, J. (2006). Las mentiras. Consultado mayo 03, 2009 del Blog del Psicólogo Juan Francisco Delgado Sitio Web: http://www.ayuda-psicologica.info/2006/12/las-mentiras.html

Catalán, J. (2005). Mentira y autoestima. Consultado mayo 03, 2009 de Consejo General de Colegios Oficiales de Psicólogos Sitio Web: http://www.cop.es/colegiados/A-00512/mentira.html

De Valera, C. (1997). Biblia tu Andar Diario. Florida: Editorial Unilit. 1370 pp


Creative Commons License
La mentira no es una salida by David Archila is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 Guatemala License.

No hay comentarios:

Publicar un comentario